Jamás se debe llamar al camarero gritando, silbando, chistando, aplaudiendo,  haciendo aspavientos con los brazos o chasqueando los dedos.

Lo correcto es levantar la mano de forma discreta hasta que nos vea. En algunos casos puede servir una simple mirada para indicar que se requiere su presencia.

Nunca se debe intentar explicar al camarero  que se desea desde la distancia levantando o señalando la botella de vino o el plato del pan. Lo correcto es esperar a que llegue a la mesa para solicitarle aquello que se necesita. Únicamente cuando se pide la cuenta está aceptado indicar nuestro deseo haciendo el típico gesto de hacer que se escribe.

Ismael Quintana 

Camarero

Ubicación

Av. Busch Nº978

Horarios de Atención:

Lunes a Viernes
8:30 a 13:00
15:00 a 19:00

Sabados
8:30 a 13:00
15:00 a 17:00

Detiqueta